top of page

Respirar

Hace unos días hice un cuestionario en las historias de Instagram donde preguntaba si querían que hagamos un ejercicio de respiración, el resultado fue positivo. Me dispuse a preparar el video en IGTV y crear un ejercicio de meditación y respiración de 5 minutitos. Fue IMPOSIBLE. Intenté al día siguiente y no exagero cuando les digo que debo haber hecho unos 30 videos y ninguno me gustaba o me interrumpía algo, el timbre, el perro, mis hijos, mi esposo. Estaba perdiendo la paciencia a pasos exponenciales y me frustré. Ahí pensé que no podía hacer un video para relajarnos a través de la respiración cuando yo estaba histérica, no era coherente.


En ese estado de histeria vinieron unas 47 veces a mi cabezas ideas cómo:

- No vas a poder hacerlo.

- No eres lo suficientemente buena.

- Dibuja no más mamita.

- Qué fea sales en la cámara.

- Debería bajar de peso para hacer esto.


Me bombardee de inseguridades, una tras otra, sólo porque no podía grabar un video de 5 minutos y no es que no podía grabarlo, es que mi expectativa sobre cómo debía quedar no estaba siendo cubierta, no podía controlar el resultado. Me agarré a puñetes emocionales porque sentía que no podía hacer bien algo que nunca antes había hecho.

Sin embargo, hubo algo de mágico ahí porque me di cuenta y eso para mí ya es un montón, me di cuenta que queda aún mucho trabajo que hacer en cómo me trato a mí misma en situaciones de aprendizaje, en cuánta paciencia tengo a todos mis procesos. Habrán algunos que serán más fáciles que otros porque no aprendemos en todas las áreas en paralelo pero aprenderemos finalmente.


Cada uno de nosotros es su propio maestro, su propio gurú, su propia consciencia superior. Estamos aprendiendo a ser alumno y maestro al mismo tiempo, tengamos paciencia y amor al proceso y a la creencia de que puedes.

Cuando tengas ganas de maltratarte porque sientes que no eres suficientemente bueno en algo recuerda que eso es sólo una creencia instalada en ti desde chiquito, una creencia de que el amor se gana con la perfección. Abraza a tu niño chiquito que cree eso y dile que merece todo el amor, que está aprendiendo y tú lo sabes. Ámate como amas a los que más amas, enséñales a amarse con el ejemplo, enséñales a amarse en los procesos y no sólo en los resultados. Trátate con amor, háblate con pétalos y no con granadas. Somos un conjunto de creencias que funcionan como información de programas en una computadora, esa información depende de nosotros.


Que tengan un hermoso fin de semana.





25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page